ENTREVISTA A OSIEL NUÑEZ, EX PRESIDENTE DE LA FEUT, 1973

GENTILEZA DE LA RED … AGOSTO 2021

He escrito, he leído, he escuchado de la propia boca de Osiel, he leído en otros artículos y entrevistas el coherente relato de sus experiencias, desde la ocupación a la UTE por los fascistas, hasta su ingreso como prisionero junto a centenares de nosotres, inaugurando el primer campo de concentración, de tortura y muerte del entonces Estadio Chile, a horas de haberse producido el golpe militar.

Aunque para la mayoría de nosotres es una dolorosa historia sabida, este reportaje-entrevista, según mi opinión, tiene ribetes extraordinarios;

Observé a un Osiel Núñez maduro y reposado, aún en los momentos más tortuosos de su narración, no se te quebró la voz, firme en tus recuerdos, exento de odio y venganza:

 Tu primer simulacro de fusilamiento – La descripción del asesinato de Goyo Mimica – La justicia en la medida de lo posible – La defensa del genocida dictador por el gobierno DC de la Concertación – Tu mirada última con la altiva y premonitoria mirada con el asesinado poeta- cantor Víctor Jara – El ex Estadio Chile, ahora, Víctor Jara; abandonado por todos los gobiernos “democráticos”, ahora convertido en un basural.

Osiel con paso cansino recorre los pasillos y graderías del Estadio Víctor Jara, la desidia con que ha sido tratado el lugar es evidente, su deterioro físico, sus muros lúgubres todavía huelen a miedo, a muerte; como tan bien lo relataras. Por esos estrechos pasajes caminó Víctor, Goyo, todas y todos les de la UTE que fuimos prisioneros contigo Osiel. ¡Cuántos de elles no vivieron!

Los rostros de los jóvenes periodistas que te entrevistan se funden en un consternado y silencioso respeto y te dejan hablar, denunciar, exigir justicia…

¡Recuerdas orgulloso haber militado en la Jota!

¡Yo siento orgullo de que hayas sido nuestro último presidente de la FEUT!

No me cabe la menor duda que siempre estarás ahí, hasta tu último suspiro; escribiendo la historia de los vencidos por el odio y el hambre de poder de los poderosos; ¡alimentando la memoria de las generaciones jóvenes!

¡Te felicito, una vez más querido compañero y amigo!

Iris Aceitón