A PROPOSITO DEL MEDIO LITRO DE LECHE

A 50 años del triunfo de la UP

Cómo se garantizó el medio litro de leche

Leonardo Fonseca

La medida Nª 15 de las 40 medidas inmediatas del Gobierno Popular señalaba: “Aseguremos ½ litro de leche diaria, como ración a todos los niños de Chile”.

¿El Presidente asignó esta tarea a dos reparticiones del Estado, en primer lugar, al Ministerio de Salud quién debió realizar el cálculo de cuántos medios litros diarios se requerían para todos los niños y madres nodrizas del país y dónde entregarlos? La segunda repartición estatal fue la Empresa de Comercio Agrícola (ECA) quién debía entregar la leche en polvo al Ministerio de Salud en las capitales de provincia en bolsas de un kilo. Todo esto debía ejecutarse no más allá de tres meses.

Primer problema, la producción lechera nacional era insuficiente a pesar del consumo reducido del país. En efecto, en invierno y primavera el Estado debía importar leche descremada y grasa de lecha para que las plantas reconstituyeran leche fresca. Adicionalmente, aún si existiera la suficiente lecha fluida las plantas nacionales, todas privadas, no tenían capacidad para transformarla en polvo. Por lo tanto, la ECA debía buscar la leche en el mercado mundial y traerla vía marítima a toda velocidad.

Un segundo problema lo generó el contenido de grasa de la lecha a importar. En el mercado mundial el contenido de materia grasa normal era del orden del 3 % o descremada, sin embargo, el Ministerio de Salubridad señaló que la lecha debía tener un contenido de materia grasa del 1,7 % por que la lecha entera, tipo Nido, podría ocasionar problemas digestivos a parte importante de los niños desacostumbrados a este alimento.

El volumen era considerable:  tres millones de raciones que equivalían a 1,5 millones de litros diarios o sea a 150 mil kilos en polvo ó 150 toneladas al día. Había que importar 4.500 toneladas al mes.

Esto se logró pese a las carencias de lo que buscábamos, pero a un alto costo económico principalmente porque en Europa hubo que licuar la leche entera y volverla a concentrar para que se ajustara al contenido de grasa exigida. Adicionalmente se debió traer en bolsas de un kilo para entregarla rápidamente de acuerdo a las instrucciones del Presidente Allende.

Inmediatamente se inició la construcción de una planta para importar en bolsas de 20 kilos y envasarla en Chile en bolsas de un kilo, esta inversión se ejecutó en tres meses con el esfuerzo extraordinario de trabajadores y técnicos.

Pero no todo fue tan fluido, el enemigo se jugó para hacer fracasar el objetivo dificultando el transporte desde Europa, generando transitorias carencias en el mercado, atrasando navíos, etc. Sin embargo, se logró crear un stock de enlace suficiente que pudo garantizar la entrega de la leche hasta el último día del Gobierno Popular. 

CLAUDIO FONSECA – Durante los años de la UP tuvo la responsabilidad de dirigir la Empresa de Comercio Agrícola (ECA) a quién le correspondió la importación del medio litro de leche