Saltar al contenido

PRONUNCIADO POR DOÑA MARIANELA CIFUENTES ALARCÓN, MINISTRA EN VISITA EXTRAORDINARIA.

Santiago, veinticinco de Julio del año dos mil dieciocho.

VISTOS Y TENIENDO PRESENTE:

                   PRIMERO: Que con el mérito probatorio de la querella criminal de fs. 32, interpuesta por Rodrigo Ubilla Mackenney, sociólogo, Subsecretario del Interior, por los delitos de secuestro calificado y homicidio calificado de Gregorio Mimica Argote, estudiante de Ingeniería de la Universidad Técnica del Estado, presidente del Centro de Alumnos de su Escuela y militante del Partido Comunista, cometidos a partir del día 14 de septiembre de 1973, en la comuna de San Miguel; del extracto del informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, de fs. 2; del informe policial, emanado de la Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 48; del oficio, emanado de la Fundación Documentación y Archivo de la Vicaría de la Solidaridad del Arzobispado de Santiago, de fs. 71; del certificado de defunción, emanado del Servicio de Registro Civil e Identificación, de fs. 77; de las declaraciones de Juan Bautista Martínez Amigorena, de fs. 90; del informe policial, emanado de la Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 93; de las declaraciones de Fernando Luis Lamas Contreras, de fs. 134; de Emilio Humberto Daroch Fernández, de fs. 136; de Juan Luis Hernández Contreras, de fs. 139; de Juan Manuel de los Ángeles Rivera Mardones, de fs. 142; de Juan Antonio Brito Hernández, de fs. 144 y de Iris Natalia Aceitón Venegas, de fs. 194; del informe policial, emanado de la Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 234; de las declaraciones de Aldo Alberto Leal Labrín, de fs. 305 y de Roberto Eugenio López Argote, de fs. 361; del oficio ORD. N° 8641, emanado del Servicio Médico Legal, de fs. 381; de las declaraciones de Denis Boris Navia Pérez, de fs. 444 y 1273; de Severo Augusto Samaniego Mesías, de fs. 447; de Vesenko Alberto Mimica Argote, de fs. 450; de Eduardo Edesio Sarda Gómez, de fs. 457; de Luis Fernando Salazar Gálvez, de fs. 463; de Gastón René Oyarzún Martínez, de fs. 470 y de Santiago Osiel Núñez Quevedo, de fs. 490; de las declaraciones de Luis Enrique del Niño Jesús González Sepúlveda, de fs. 538; de la diligencia de inspección personal realizada en la ex Universidad Técnica del Estado, de fs. 686; de las copias de la causa 274-73 de la 2° Fiscalía Militar de Santiago, de fs. 718; de las copias de la causa 440-73 de la 2° Fiscalía Militar de Santiago, de fs. 736; de las copias auténticas de las Hojas de Vida y Calificación del Brigadier ® Fernando Polanco Gallardo, Mayor ® Jaime del Villar Chaigneau, Mayor ® Fredy Tornero Deramond y ex Capitán Pedro Rodríguez Bustos, de fs. 839, 892, 920 y 976, respectivamente; del informe pericial fotográfico, relativo a la diligencia de inspección personal realizada en la ex Universidad Técnica del Estado, emanado del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 1019 a 1084; la diligencia de inspección personal realizada en el inmueble de calle San Ignacio N° 4.694 de la comuna de San Miguel, de fs. 1126; de la diligencia de reconstitución de escena, de fs. 1155; del informe pericial, relativo a la diligencia de reconstitución de escena realizada en la ex Universidad Técnica del Estado, emanado de la sección Sonido y Audiovisual del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 1164; del informe pericial fotográfico, relativo a la diligencia de inspección personal realizada en el inmueble de calle San Ignacio N° 4.694 de la comuna de San Miguel, emanado del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 1168 a 1186; del informe pericial fotográfico, relativo a la diligencia de reconstitución de escena realizada en la ex Universidad Técnica del Estado, emanado del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 1187 a 1216; de la querella criminal de fs. 1233, interpuesta por Juan Manuel Zolezzi Cid, ingeniero civil, rector de la Universidad de Santiago de Chile y Emilio Humberto Daroch Fernández, presidente de la Corporación UTE-USACH, por el delito de homicidio calificado de Gregorio Mimica Argote, estudiante de Ingeniería de la Universidad Técnica del Estado, presidente del Centro de Alumnos de su Escuela y militante del Partido Comunista, cometido el 14 de septiembre de 1973; del informe pericial planimétrico, relativo a la diligencia de reconstitución de escena realizada en la ex Universidad Técnica del Estado, emanado del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 1270 y de fs. 1403 a 1410; de las declaraciones de Carlos Giesen Martínez, de fs. 1285 y de Horacio Alfonso López Rosas, de 5fs. 1288; del informe pericial balístico, relativo a la diligencia de reconstitución de escena realizada en la ex Universidad Técnica del Estado, emanado del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 1330; de las declaraciones de Juan José Indo Ponce, perito balístico del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones de Chile, de fs. 1338; de la copia de la declaración de Santiago Osiel Núñez Quevedo, de fs. 1474; de la declaración de Marcela Liliana Lizana Fuentes, de fs. 1694; de la declaración de Sandro Gonzalo Gaete Escobar, de fs. 1734; de la declaración de Donato Alejandro López Almarza, de fs. 1705 y 1747; de la declaración de Enrique Carlos Pancracio Aldana de Stefani, de fs. 1835; se encuentra suficientemente justificado en autos lo siguiente:

Que el día 14 de septiembre de 1973, alrededor de las 12:00 horas, una patrulla militar del Regimiento de Caballería N° 4 “Coraceros” de Viña del Mar, detuvo, sin derecho, en su domicilio, ubicado en calle San Ignacio N° 4.694 de la comuna de San Miguel, a Gregorio Mimica Argote, de 22 años, estudiante de Ingeniería de Ejecución Mecánica en la Universidad Técnica del Estado (UTE), presidente del Centro de Alumnos de Ingeniería de Ejecución y militante del Partido Comunista, quien recién había recuperado su libertad, tras haber permanecido detenido, junto a otros compañeros y profesores de la Universidad Técnica del Estado, en el Estadio Chile.

Que, acto seguido, Mimica Argote fue trasladado a dependencias de la Escuela de Artes y Oficios de la Universidad Técnica del Estado, lugar en que se le mantuvo encerrado, sin derecho, siendo interrogado en una sala de clases y sometido a malos tratos físicos por parte de militares del Regimiento de Artillería Motorizado N° 2 “Arica” de la ciudad de La Serena, a cargo del mayor Marcelo Luis Manuel Moren Brito -actualmente fallecido- y de los capitanes Fernando Guillermo Santiago Polanco Gallardo y Daniel Alfredo Verdugo Gómez –también fallecido-.

Que ante la resistencia de Gregorio Mimica Argote, en cuanto a señalar el lugar en que supuestamente los estudiantes ocultaban armas de fuego, el mayor Moren Brito dispuso su ejecución, ordenando al subteniente Pedro Andrés Rodríguez Bustos que colocara un trozo de género en su pecho y al subteniente Fredy Alejandro Tornero Deramond que vendara sus ojos.

Que, a continuación, el mayor Moren Brito, a viva voz, ordenó disparar a los oficiales que lo acompañaban, esto es, el capitán Fernando Guillermo Santiago Polanco Gallardo, el capitán Daniel Alfredo Verdugo Gómez –fallecido-, el teniente Jaime Fernando del Villar Chaigneau –fallecido- y el subteniente Pedro Andrés Rodríguez Bustos, lo que hicieron, encontrándose Mimica Argote sentado, atado de pies y manos, frente a ellos, al recibir los impactos que entraron por la zona anterior de su cuerpo.

Que Gregorio Mimica Argote falleció a causa de un shock hemorrágico, causado por un politraumatismo por proyectiles balísticos que lo impactaron en la mandíbula, clavícula derecha, 6°, 7°, 10° y 11° vértebras torácicas, 8° y 9° costilla derecha y 9° costilla izquierda, siendo su cadáver posteriormente introducido en uno de los hornos de metalurgia de dicha casa de estudios.

Que Gregorio Mimica Argote tuvo el estatus de “Detenido Desaparecido” hasta que, el año 1991, sus restos fueron encontrados en la tumba N° 2699 del patio 29 del Cementerio General –desconociéndose las circunstancias en que el cuerpo fue inhumado en dicho lugar-, siendo identificado fehacientemente, sólo el año 2011, mediante análisis de ADN mitocondrial.

SEGUNDO: Que los hechos referidos en el considerando precedente, a juicio del tribunal, son constitutivos del delito de secuestro calificado, ilícito previsto y sancionado en el artículo 141 inciso final del Código Penal, en grado consumado, cometido en la persona de Gregorio Mimica Argote, el día 14 de septiembre 1973.

TERCERO: Que, asimismo, existen presunciones fundadas en cuanto a que cupo participación a Fernando Guillermo Santiago Polanco Gallardo, Pedro Andrés Rodríguez Bustos y Fredy Alejandro Tornero Deramond en calidad de autores del ilícito referido en el considerando precedente, basadas en los antecedentes mencionados en el motivo primero y los que se indican a continuación:

  1. Declaraciones de Marcelo Luis Manuel Moren Brito de fs. 183 y 214.
  2. Declaraciones de Fernando Guillermo Santiago Polanco Gallardo de fs. 453, 492, 1151, 1426
  3. Declaraciones de Pedro Andrés Rodríguez Bustos de fs. 329 y 590, 1392, 1434
  4. Declaraciones de Fredy Alejandro Tornero Deramond de fs. 202, 213, 501 y 1258, 1429, 1794
  5. Diligencias de careo de fs. 594 y 597.

CUARTO: Que, en razón de lo expresado en el motivo que antecede, en concepto del tribunal, cupo a Fernando Guillermo Santiago Polanco Gallardo y Fredy Alejandro Tornero Deramond participación en calidad de autores, en los términos del artículo 15 N° 2 del Código Penal, por haber tomado parte en la ejecución del delito de secuestro calificado de Gregorio Mimica Argote de manera inmediata y directa.

Y Vistos, además, lo dispuesto en el artículo 424 del Código de Procedimiento Penal, se declara que se eleva esta causa a Plenario y téngase la presente resolución como suficiente acusación de oficio dictada en contra de: Fernando Guillermo Santiago Polanco Gallardo y Fredy Alejandro Tornero Deramond, como autores del delito de secuestro calificado, en la persona de Gregorio Mimica Argote, el día 14 de Septiembre de 1973.

Se confiere traslado de la presente acusación para que en el término legal, adhieran a la presente acusación de oficio o presenten otra por su parte y deduzcan las acciones civiles que correspondan, a los querellantes:

1.- Rodrigo Ubilla Mackenney, en representación de la Unidad Programa de Continuación de la Ley 19.123 del Ministerio de Justicia, representado por el abogado Ilan Sandberg Wiener, domiciliado en calle José Joaquín Vallejos N° 1355, Depto. 201, San Miguel.

2.-  Juan Manuel Zolezzi Cid, rector y representante legal de la Universidad de Santiago de Chile, conjuntamente con Emilio Humberto Daroch Fernández, presidente de la Corporación UTE-USACH, con domicilio en Alameda Bernardo O´Higgins N° 3363, comuna de Estación Central.

Rol N° 37-2012 “Gregorio Mimica Argote”

 PRONUNCIADO POR DOÑA MARIANELA CIFUENTES ALARCÓN, MINISTRA EN VISITA EXTRAORDINARIA.

 

PALABRAS DE SERGIO CAMPOS, EN HOMENAJE A LOS 30 AÑOS DE LA MUERTE DE RICARDO CAMPOS

7 de julio de 2018

“Hubo un tiempo en que se quiso matar las ideas” y en ese empeño, el brazo armado de la burguesía, la derecha y el imperialismo yanqui, aplicó una política de exterminio.

Fueron tantos y tantos los crímenes cometidos a partir del mismo 11 de Septiembre, que señalarlos sería demasiado largo. Ahí están los informes Retig y Valech como un testimonio que prevalecerá en el tiempo.

Frente a esta política de exterminio se extendió la resistencia a la dictadura y luego se decidió enfrentarla.

“Si íbamos a morir más vale que sea luchando” y con ese predicamento se organizó el combate. Muchos jóvenes se comprometieron activamente y a punta de convicción y voluntad enfrentaron decididamente a la muerte. Fueron múltiples las formas y variados los esfuerzos y las acciones.

Todo aportaba y con ello se demostraba que se les podía enfrentar y eso contribuiría a elevar el estado de ánimo del pueblo para los enfrentamientos decisivos…

Muchos jóvenes se comprometieron, entre ellos Ricardo Campos Cáceres, mi hermano.

Debe haber sido a fines del año 85 o a principios del 86 cuando Ricardo se une al Frente. Había regresado hacia poco tiempo del exilio. Tuvo que partir apresuradamente el año 81, cuando la vida de su compañera estaba seriamente comprometida.

Esa historia comenzó algunos años antes, en nuestra querida Universidad Técnica. Donde Ricardo ingreso el año 76. Allí se conocieron, en la Jota de la UTE. Ahí se destacó como dirigente estudiantil y fue expulsado el año 79, cuando cursaba su último semestre, después de haber aprobado todas las asignaturas del plan académico.

El año 80 es relegado a Chiloé y en el verano del 81 nuevamente es relegado, pero esta vez, al norte, a Ollague, un pueblo ubicado en la frontera con Bolivia a 5000 metros de altura.

Ahí es visitado por su compañera, quien ya de regreso a Santiago, específicamente en Calama, es secuestrada temporalmente por agentes de la CNI. Al regresar a Santiago el acoso continúa y la situación se torna cada vez más angustiante. Es en ese escenario en que Ricardo regresa de su relegación y ambos deciden salir al exilio.

En Suecia milita activamente en el partido, estudia, trabaja y se prepara para regresar. Al decir de un compañero con el que estuvo allá “nunca desarmo sus maletas”. Siempre tuvo la idea fija de regresar y estar con los suyos, con nosotros, con ustedes y ser parte de la lucha contra la dictadura. Ambos partieron y él regresó solo.

Su reincorporación a nuestra casa familiar lo cambió todo: una de las cosas más espectaculares, fue un equipo de música, que reproducía discos de vinilo y casetes, con el que llegó bajo el brazo, junto a cientos de casetes y decenas de discos. Nos pasábamos horas escuchando música y él nos hablaba de que el socialismo triunfaría por fin en el mundo y eso nos alentaba más. Un día dijo que necesitábamos una lavadora automática y fue y volvió con una, relegando al olvido a la vieja lavadora redonda semiautomática que nuestra madre había comprado en cuotas y cualquier día nos sorprendía cocinando un pastel de choclo en invierno o una paila marina en cualquier fin de semana. Lo cambió todo…

Paso el año decisivo, vino el quiebre del Frente y llegó el 88 con la novedad del plebiscito. Se mantuvo junto al partido y se inscribió en los registros electorales, todos seguimos su ejemplo.

Los primeros días de julio del 88 los recuerdo sombríos. Aunque para nuestra familia eran días de intensa actividad, no solo por la cuestión de la militancia, donde todos, más o menos estábamos insertos.

Junto a un tío y nuestro padre estábamos embarcados en un proyecto de trabajo independiente. Ricardo diseñó el logo y puso el nombre, la empresa se llamaría Fotomecánica Bruder, que en alemán quiere decir hermano.

Por esos días estudiaba de nuevo, en el Arcis, un Magister en Comunicación Social y por esos días planificaba una nueva acción…

La acción del tren…

Ricardo murió hace exactamente 30 años, un día como hoy, por cierto, no tan luminoso.

30 años han pasado y las cosas han cambiado. Ya no existe la dictadura y el dictador murió de viejo. Sin embargo, su esencia permanece. El sistema que instauró con los fusiles, sigue vivo en la constitución del 80 y en las políticas económicas.

Ha habido algunos intentos de cambio y esperanzadores movimientos sociales en los últimos años.

Sin embargo, lo esencial permanece y creo que si Ricardo estuviese en estos días, nos seguiría alentado a continuar luchando y a no decaer en el intento de cambiar el mundo.

30 años han pasado, las cosas han cambiado y nosotros también. Claro, todos estamos 30 años más viejos.

Ricardo tendría unos lindos 61 años, sería un viejo joven. Lo imagino con barba y bigote descuidado, quizás con un tatuaje en el brazo, pintando y haciendo clases, enseñando a los jóvenes a vivir la vida plenamente, a ser jóvenes responsables, consientes, consecuentes, como él lo fue.

Muchas gracias!

 

 DECLARACIÓN PÚBLICA

Han pasado casi 45 años desde el día en que una banda armada asaltó el Poder en Chile, ese día, la entonces Universidad Técnica del Estado, hoy, Universidad de Santiago, fue rodeada de fuerzas militares y se nos obligó a muchos estudiantes, profesores

y funcionarios a permanecer en los recintos de la Universidad, y a la madrugada siguiente, se lanzaron al asalto, comenzando con dos descargas de artillería en contra de nuestra Casa Central, y fuego de fusilería en contra de una comunidad desarmada. Inmediatamente procedieron, sin orden judicial alguna, a detener a todos los presentes y trasladarnos durante la tarde, al entonces Estadio Chile, hoy, Estadio Víctor Jara.

Entre los funcionarios de la Universidad se encontraba Víctor Lidio Jara Martínez, Profesor nuestro, cantante de reconocimiento nacional e internacional y profundamente comprometido con el proceso social y político que se vivía en el país hasta antes del golpe de estado. Víctor fue reconocido en el Estadio que hoy lleva su nombre y separado de nosotros, golpeado con saña, y finalmente asesinado en los camarines del recinto. Su cuerpo fue arrojado a la vía pública donde fue encontrado por vecinos del lugar.

A casi 45 años de los hechos, el proceso judicial por la muerte de Víctor, se cierra, con condenas a los culpables y encubridores que emite la justicia de este país, de las que podremos tener diferentes opiniones por su cuantía, su rapidez, etc.

Sin embargo, los ex estudiantes y funcionarios, agrupados en la Corporación UTE-USACH, podemos decir con la frente muy en alto, que no sólo hemos acompañado a su familia y rendido homenajes, hemos sido parte activa en este proceso, hemos acompañado con declaraciones como testigos, no hemos dudado en acompañar este proceso porque nos interesa la verdad y la justicia.

Saludamos el fallo del Ministro Miguel Vázquez Plaza y deseamos que la justicia se haga efectiva y los culpables de la muerte de Víctor Jara cumplan sus sentencias

Ni perdón, ni olvido

Con Víctor en nuestra memoria

CORPORACION SOLIDARIA UTE-USACH

Santiago, 4 de Julio del 2018

La justicia tardó mucho pero llegó: condenan a 9 oficiales (r) del Ejército por crimen de Víctor Jara

Reportaje del Mostrador (04-08.2018)

En el fallo de 342 páginas, que también incluye el caso de Littré Abraham Quiroga Carvajal, el ministro en visita Miguel Vázquez Plaza además condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización total de $1.370.000.000 a familiares de las víctimas.

El ministro en visita para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vázquez Plaza, condenó a 9 miembros del Ejército en retiro por su responsabilidad en los delitos de homicidio del emblemático cantautor Víctor Jara Martínez y del director de prisiones, a la fecha, Littré Abraham Quiroga Carvajal, cometidos en septiembre de 1973 en los días posteriores al golpe militar.

En el fallo de 342 páginas, el ministro en visita condenó a Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso a penas de 15 años y un día, en calidad de autores de los homicidios, y a 3 años de presidio, como autores del delito de secuestro simple de ambas víctimas.

En tanto, el ex oficial Rolando Melo Silva fue condenado a 5 años y un día de presidio, como encubridor de los homicidios, y 61 días como encubridor de los secuestros.

En el aspecto civil, se condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización total de $1.370.000.000 (mil trescientos setenta millones de pesos) a familiares de las víctimas.

Los hechos

De acuerdo al proceso, se estableció que tanto Jara como Quiroga fueron detenidos entre el 11 y 12 de septiembre de 1973 y trasladados al Estadio Chile, donde fueron torturados en diversas oportunidades por los militares.

El 15 de septiembre, todos los detenidos que se encontraban en ese recinto fueron sacados del lugar y llevados al Estadio Nacional, pero los militares dejaron a Jara y Quiroga allí, donde fueron asesinados.

Jara, a quienes los militares le habían triturados sus dedos con las culatas de sus fusiles, le dispararon 44 veces, mientras que Quiroga recibió 23 impactos de bala.

Acto seguido, los cuerpos de Jara y Quiroga fueron sacados del Estadio Chile y lanzados en la vía pública, junto a los cadáveres de otras personas de identidad desconocida, asesinadas igualmente a balazos.

Todos ellos fueron encontrados el 16 de septiembre de 1973 por pobladores en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano.

Otros responsables

En el año 2012, un reportaje del programa "En la mira" de Chilevisión logró identificar a Pedro Barrientos Núñez como autor del asesinato de Víctor Jara. 

Ese mismo año, el ministro Miguel Vásquez lo sometió a proceso en calidad de autor material. En septiembre de 2014, se sumaron a dicha calificación Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso. 

Desde 1990, el teniente en retiro vive en Estados Unidos. Desde enero de 2013 hay un pedido de extradición emitido por la Corte Suprema de Chile. Hace dos años fue condenado en un juicio civil iniciado en Estados Unidos por la familia de Víctor Jara.